Foros Blog Libro de visitas Favoritos

Según las últimas estadísticas, se ha incrementado la incidencia de un 0,4 de hombres diagnosticados por cada 100.000 habitantes al año, a prácticamente el doble. Aunque el cáncer de mama puede presentarse en hombre de cualquier edad, lo más frecuente es que aparezca alrededor de los 50 y 60 años, siendo los de raza negra, los más propensos a desarrollarlo. La tasa de supervivencia en varones afectados de cáncer de mama, es similar a la de las mujeres, siempre y cuando se diagnostique en el mismo estadio. El problema es que la mayoría de cánceres de mama en varones son diagnosticados tardíamente, disminuyendo así las probabilidades de cura. La razón es que los hombres no piensan que puedan tener una enfermedad, asociada tradicionalmente al sexo femenino, y tienden a esperar demasiado, antes de ir a un chequeo médico, tras detectar alguna anomalía o masa en su pecho.

Las principales causas de cáncer de mama en la población masculina son:

los altos niveles de estrógeno

la exposición a la radiación

los antecedentes familiares de cáncer de mama.

Se sabe que la mutación de los genes BRCA1 y BRCA2, causan el cáncer de mama en hombres y mujeres. Quienes padecen el síndrome de Klinefelter, una anomalía cromosómica que sólo afecta a los hombres, tienen mayor riesgo de desarrollar este tipo de cáncer. La posibilidad de recuperación o pronóstico del cáncer de mama en los varones depende de varios factores como: el estadio del cáncer, el tipo de cáncer, la edad y salud general del paciente, si el cáncer se encuentra en ambas mamas.

Para la detección y diagnóstico del cáncer de mama masculino, se utiliza la mamografía, ecografía y biopsia previo a la cirugía. Debido a que el cáncer de mama no es muy común en los hombres, no existen muchos estudios al respecto. Los médicos por lo tanto, suelen aplicar los mismos tratamientos utilizados en mujeres, ya que en este grupo sí se han realizado numerosos estudios que han aportado valiosa información sobre la enfermedad. Los tratamientos empleados en el cáncer de mama en hombres, son los mismos que se emplean en las mujeres. Existen cuatro tratamientos estándar: cirugía, quimioterapia, radioterapia y terapia hormonal. No obstante, en la actualidad se están estudiando nuevos tipos de tratamiento.

Quizá una de las pocas diferencias con respecto al tratamiento, es que en las mujeres los cirujanos optan por una operación conservadora, siempre que esto sea posible, mientras que a los varones, se les suele extirpar completamente la mama. La razón es que estéticamente tiene menos consecuencias, y porque la glándula mamaria en los hombres es más pequeña y el tejido sano circundante suele ser menor. Es importante que la población masculina esté informada de que existe la posibilidad de desarrollar un cáncer de mama. El primer síntoma suele ser la presencia de una masa o tumor detrás del pezón, que puede ir acompañado de dolor, inflamación, enrojecimiento y calor en la zona, por lo que los expertos recomiendan a los varones que aprendan a hacerse autoexploraciones. Por las diferencias entre las mamas femeninas y masculinas, es más fácil para un hombre detectar una masa en el pecho, que para una mujer. Sin embargo, existen mayores probabilidades de que el tumor se extienda a la piel y a los músculos circundantes en los varones, debido a que el tejido mamario es menor, por los que los expertos recomiendan estar alertas ante la presencia de cualquier síntoma o anomalía en las mamas

Fuente: salud.com